Entrevistas

RUFO DIÉGUEZ: ''ALGUIEN SE HA PREOCUPADO DE QUE NO HAYA DEBATE SOBRE LA GESTIÓN DEL AGUA''

02/07/2005 

Informativos.net

Ampliar
Según afirma Rufo Diéguez, abogado, experto en recursos hidráulicos y director de RD&A Consultors, la gestión del agua es una de las asignaturas pendientes de las sociedades del s.XXI a nivel mundial y la falta de políticas hidráulicas coherentes está dando lugar a un conflicto entre los mundos urbano y rural, que, de no afrontarse en breve, nos adentrará en un camino hacia ninguna parte de difícil retorno. En el caso de España, donde las comunidades autónomas aparecen enfrentadas por un caudal casi inexistente a causa de las cada vez más persistentes sequías, la realidad, tal y como afirma Diéguez, es sangrante. La falta de valentía de los políticos para reconocer públicamente la necesidad de una reestructuración urgente del sector agrícola, para afrontar la internalización de los costes del agua de regadío o para imponer políticas tarifarias integradoras impide la adopción de soluciones que, de no adoptarse de una manera inminente, pasado un tiempo resultarán muy costosas. Las políticas adecuadas serán antipopulares y provocarán enfrentamientos, pero son incuestionables.






Ampliar
Rufo Diéguez cuenta con más de cinco años de dedicación al servicio especializado del vector de agua dentro de la Administración Pública catalana y en 2001 creó la consultora medioambiental RD&A Consultors, con el fin de dar respuestas eficientes tanto jurídicas como medioambientales sobre los problemas del agua a empresas y administraciones. La interrelación de su equipo jurídico con expertos biólogos, ingenieros o químicos le permite manejar datos de una extrema exactitud. En una entrevista sin tapujos Diéguez pone sobre el tapete la verdadera problemática del agua, y francamente, la polémica está servida.

¿Llueve menos que antes?

Ampliar
Evidentemente no llueve más que antes. Pienso que cada vez llueve menos según nos dicen los expertos sobre el cambio climático y tal y como estamos viendo. Los ciclos de sequía se están produciendo cada vez con más gravedad y más asiduamente. Esto es una realidad. Todo apunta a que este fenómeno irá “in crescendo” .

Pero parece que consumimos más agua que antes. ¿Cierto?
Esto es relativo. El consumo de agua a nivel doméstico, curiosamente, está estancado desde hace ya varios años. Concretamente en Barcelona no se consume más agua que hace cinco años. Incluso se consume algo menos. No es cierto que gastemos más agua. Sin embargo, se está consumiendo más agua en otros campos. Sí es verdad que estamos desarrollando una agricultura intensiva en mayor volumen y estamos destinando a ella mucha más agua que procede de otros usos.

Uds son consultores en temas hidráulicos. ¿Qué tipo de estudios les piden?

Ampliar
Todos los estudios sobre el agua que nos piden giran en torno a la reutilización de las aguas y nos llegan por encargo de la propia agencia del agua como subsidiaria de otra empresa. Esto nos sirve para saber en que punto estamos en este campo. Debemos tener toda la información necesaria para afrontar los temas concretos. El consumo de agua en estos momentos es un problema muy serio. Saber a qué destinamos el agua, qué precio tiene, qué tipo de agua se utiliza, etc. es fundamental para nuestro trabajo. Una ecologista importante decía que el problema del agua es un problema del urbanismo, de la industria, de los alimentos, de la producción agrícola; un problema al fin y al cabo de los seres humanos y de derechos humanos.

¿No existe el derecho al agua como fundamental?
En efecto, no existe el derecho al agua. En nuestra cultura occidental los criterios que se manejan son los del Banco Mundial, los de la Asociación Mundial del Agua, etc, para los que el agua es simplemente un elemento necesario para la vida. Uno más, junto a otros, susceptible de ser comercializado. El agua es un bien necesario en lo países ricos y la mejor forma de impedir que se malgaste es la de aplicarle las leyes del mercado. Esto nos lleva a un segundo planteamiento que es el de internalizar los costes del agua. En el recibo se pagarán todos los costes que represente su captación, potabilización, transporte y saneamiento. Esta es la idea final. Integrar todos los costes.

¿En ningún país del mundo se ha planteado el tema del agua como un derecho fundamental?

Ampliar
Contra este planteamiento anterior de los países ricos se han movido los países sudamericanos, los que se encuentran ahora en vías de desarrollo, donde llegan arrasando las grandes compañías. Esto, unido a las corrupciones de los gobiernos y otros factores, está dando lugar a casos inaceptables en los que el agua llega hasta el consumidor pero a unos precios imposibles de asumir. En estos países se está reivindicando lo que ya fuera un nuevo planteamiento a partir del 2003, cuando tuvo lugar el Año Mundial del Agua Dulce, e incluso con anterioridad a través del Grupo Lisboa, con Mario Soares al frente, que defendían el agua como un derecho de acceso libre al menos en la cantidad necesaria para la vida. A partir de ahí se monto el Foro de Davos y otros alternativos. Finalmente esta idea ha ido cristalizando. En el 2003 se plasmó en la Declaración de Roma, donde se pretendía declarar el agua como un derecho de todos los seres vivos cuyo acceso debe ser defendido por las administraciones públicas y deberá ser gratis. Esto está cuajando con gran fuerza en todo el cono sudamericano. En 2006 se celebrará un foro oficial en México que estos países piensan boicotear.

Es muy interesante lo que dice, pero no parece que haya un debate abierto en torno al agua. En cualquier caso, no en el sentido que ud lo plantea.

Ampliar
Alguien se ha preocupado de que no se abra un debate sobre la gestión del agua, pero ya comienza a llegar a todos los países. Las sociedades modernas y ricas comienzan a plantearse la internalización de costes. Se preguntan por qué no internalizamos el agua y sí la energía, o la educación. Ahora comienza a plantearse el agua como un derecho. El acceso al agua en la cantidad necesaria para la vida ha de ser concebido como un derecho absolutamente gratis.

Es un asunto político, imagino.
No sobran políticos y faltan políticas del agua. Nos sobran discursos y nos falta ejecución. En España contamos con grandes expertos y tuvimos en su día grandes políticas de ejecución de obras. En cierto modo, gracias a esas políticas ahora tenemos una serie de embalses que nos permiten almacenar agua, pero nos falta gestionar el agua. Debería haber una gestión política que implicara afrontar los problemas reales del agua, que no son precisamente el usuario doméstico que solamente consume un 18% de toda el agua. El problema está en el agricultor que consume el 80%. Nos dicen que no nos bañemos para ahorrar agua, pero en otros aspectos no se está recomendando orientar los riegos o la plantación de otros tipos de cultivo.

Menuda patata caliente. ¿Cómo debería gestionarse esto sin herir susceptibilidades?. Que yo tenga entendido, los agricultores son las grandes víctimas de la falta de agua.

Ampliar
Con una verdadera política agraria que tenga en cuenta el valor del agua se podría gestionar todo esto. En estos momentos el agua no internaliza ningún coste. El agricultor, que es el mayor usuario, no paga el agua. Así ya empezamos mal. Hablamos de dos aguas. Las que están en el mercado y las que son gratis. La industria, por ejemplo, sí paga el agua. El agricultor y el ganadero pagan las infraestructuras necesarias para llevar el agua hasta su territorio pero no paga el tributo del agua. El cerdo que nos comemos, por ejemplo, no internaliza el coste del agua.

¿Por qué se refiere al cerdo en concreto?
Toco el tema del cerdo porque es sangrante. Le explico. En Cataluña, por ejemplo, más de 400 pueblos han tenido que cambiar sus sistemas de suministro de agua porque se contaminaron los acuíferos con los purines. Si internalizamos en la crianza del cerdo los costes que representan esa contaminación, la recuperación de esos acuíferos y las fuentes alternativas que se han tenido que utilizar para abastecer a esos pueblos, ¿a cuanto saldría el kg de jamón?. Esto es un coste agrícola que no paga el agricultor o criador de cerdos. Lo pagamos todos.

A ver quién le pone el cascabel al gato, o peor , qué político se atreve a reconocer en voz alta esto que ud dice...

Ampliar
Internalizar los costes del agua en agricultura es una medida política muy antipopular. El problema es que tenemos una agricultura extraordinariamente subvencionada a todos los niveles. El hecho de que los agricultores no paguen el agua implica ya una cierta subvención. Cambiar este proceder, que ha sido una política de siglos, no es factible y además entiendo que sería trágico y dramático para todas las familias de los agricultores. Pero lo que esta claro es que se tienen que tomar medidas. Ahí es donde tienen que entrar los políticos y las políticas hidráulicas. Nos tenemos que preguntar qué hacemos con el campo. Con esta patata caliente como ud la ha llamado anteriormente. Mientras el campo pueda tirar de agua no pasará nada, pero los problemas del agua se incrementarán. Las medidas han de crearse a corto plazo, porque no hay mucho tiempo para hacer cosas. Pasado un tiempo las soluciones serán mucho más costosas. Hay que afrontar una agricultura de otra forma.

¿Qué opina Europa al respecto?
La directiva europea en materia de aguas ya orienta hacia la internalización de costes. No al 100% pero sí en un porcentaje adecuado, porque en la economía de mercado en la que estamos inmersos la imputación de costes al agua hace que funcionen los sistemas. Es decir, si yo pago agua la usaré con más comedimiento, con más racionalidad. Hay que hacer una política agraria distinta.

¿Se podría producir un enfrentamiento entre el mundo rural y el urbano por el agua?

Ampliar
En efecto. A veces confundimos agricultura con campo. El mundo rural hasta no hace mucho tiempo era 100% agrícola pero en estos momentos ya no lo es tanto. Hay otras cosas en el mundo rural. La tendencia es a ser menos agrícola. Si además ese mundo rural compite con el mundo urbano por el agua está claro quien tiene las de perder. Pero a fin de cuentas será el mundo urbano el que determinará como quiere su campo, que cantidad de ese campo se dedica a la agricultura y que cantidad se dedicará a cultivos de otro tipo como los energéticos destinados a producir biodiesel u otras cosas. Debemos determinar que pretendemos de nuestros agricultores y quizás no sea tanto la producción de alimentos como otros tipo de actividades. Todo esto hay que empezar a definirlo ya.

Pero además el agua no cuesta igual en todos los sitios.
Respecto a las políticas tarifarias es el colmo. Cada municipio tiene su política tarifaria y eso es una competencia en exclusiva y excluyente porque no hay ninguna ley en España que ordene los abastecimientos del ciudadano. Nos encontramos con que un determinado ayuntamiento puede poner cualquier tarifa y algunos imponen tarifas muy por encima del consumo. No hay una política tarifaría única e integradora que determine y proteja las fuentes estratégicas.

Según sus argumentos, la labor de comunicación y concienciación de la sociedad se impone, pero además no sería nada fácil.

Ampliar
La concienciación social tiene dos ejes. Por un lado está el mediático. La sociedad se entera o deja de enterarse de lo que sucede a través de los medios de comunicación. Por otro lado está el líder político que debe salir y decir lo que ocurre en realidad. Deberían dar mensajes claros. Estamos hablando de información que evidentemente es dura y conllevan problemas añadidos y enfrentamientos. Surgirán sensibilidades muchas veces de una manera violenta etc. Pero yo entiendo que gestionar es esto. Afrontar los problemas.

¿Qué opina sobre el malogrado trasvase del Ebro?
Yo opino que es una opción aceptable el haber anulado el trasvase del Ebro. Se trataba de una macro obra que en estos momentos se ha demostrado que no hubiera servido de nada. No podía resolver los problemas de sequía que hay en el sur aunque estuvieran puestos todos los tubos para llevar el agua. El Ebro no lleva caudal suficiente para hacer los trasvases. Se acaba llegando a la conclusión de que no era la fórmula. Los problemas del sur se resolverán mucho antes con agua de mar y desalinizadoras, que siempre estarán aunque haya sequía. Este sistema conlleva otro problema. El enorme gasto de envío a la atmósfera de CO2 y entonces tendríamos que hablar de Kioto. Pero este es otro asunto.

¿Y el agua procedente de depuradoras? ¿Por qué no sirve al menos para regar los campos?

Ampliar
Nos olvidamos de las aguas procedentes de depuradoras, las cuales son enviadas al mar porque no tienen calidad. Necesitarían un tratamiento terciario para regenerarlas hasta el nivel necesario, por ejemplo, para el riego. De hacerlo así podríamos poner en la tierra centenares de metros cúbicos de agua. Es menos costosa la producción de agua regenerada que la desalación de agua de mar. También la energía utilizada se reduce a la mitad.

¿Entiendo bien si creo que me dice que la agricultura necesita una reestructuración?
Exactamente. Es necesaria una reestructuración de la agricultura aunque sea duro decirlo. Hay que hacer un replanteamiento de nuestro campo. Debemos preguntarnos qué quiere España de su campo. Del mundo rural. A su vez también debemos saber qué es lo que quiere el mundo rural. Hasta ahora era 100% agrícola pero ahora ya no. Muchos lugares ya son turísticos, por ejemplo. Se está produciendo un cambio.

Ampliar
Los Monegros es campo, el desierto es campo... y se está utilizando para otra cosa como los macrofestivales o los rallyes. Por otra parte el campo puede producir también una agricultura energética, etc. Podemos pretender del campo otras cosas. Seguimos con una agricultura intensiva que está sobreproduciendo y que hace que compitamos con nosotros mismos, lo que nos obliga a subvencionar también la exportación. Esto solo perjudica al tercer mundo, que lo único que tiene para salir adelante son los productos agrícolas. Esta es la pura verdad.

¿Qué opina sobre el consumo de agua de los campos de golf?. Su construcción no está exenta de polémica.

Ampliar
Los campos de golf pagan el agua porque no consta como agua agrícola. En Cataluña, por ejemplo, los campos de golf deben utilizar el agua de las depuradoras. Desde el punto de vista medioambiental del agua los campos de golf hacen algo estupendo. Cogen agua de una depuradora que no tiene uso posible, la regenera a su costa y con esta agua riega los campos. El control es exhaustivo. La parte negra del Golf es su asociación a los desarrollos urbanísticos. Pero debemos entender que una cosa es el desarrollo urbanístico y otra el campo de golf como tal. No podemos confundir los términos. El gran problema es que está sometido a una valoración social. No a un tema medioambiental. Se le ha puesto la etiqueta de elitista y esto despierta rechazos, pero no tiene nada que ver con el problema del agua. Es un problema de mentalización y comunicación.

¿Mala información también en este aspecto?
En muchas ocasiones el campo de golf puede estar aportando a la zona donde está situado mucha más riqueza que un campo de maíz, por ejemplo. Hay municipios que han apostado por un desarrollo turístico sobre el que no voy a entrar en valoraciones de sostenibilidad, pero que en todo caso puede estar aportando a la zona más riqueza que la agricultura. Protestamos porque un campo de golf se riega con aguas depuradas, pero no lo hacemos cuando un agricultor inunda su campo con agua del pozo. Con agua de todos. Estamos mal informados.

¿No arriesga ud mucho al hablar tan claro sobre un tema tan escabroso?

Ampliar
Yo lo que hago es constatar una realidad. Trato de estar al tanto de lo que sucede por encima de lo que pueda oír o lo que me puedan contar. Trato de ser objetivo e ir a los hechos. Tenemos una necesidad absoluta de afrontar políticas serias. Insisto. El 80% del agua en España se la lleva la agricultura, la cual, además, está totalmente subsidiada. Cada metro cuadrado nuevo de zona regable supone más subvenciones. Una nueva hectárea de producto es una nueva hectárea subvencionada. El resultado es la superproducción y la competitividad entre nosotros mismos. Hay que tocar tierra y resolver el problema. Si al mismo tiempo este campo tiene otros problemas estructurales, de crecimiento y de objetivos, hay que comenzar a trabajar. Hay que respetar las rentas de los trabajadores del campo pero hay que fijar una población rural para el campo reduciendo la producción agrícola pura y dura, que supone grandes consumos de agua, y buscar otras alternativas. Esta es una tarea política.

¿La desertización en España es inevitable?

Ampliar
Para los años 30´ se prevé una subida de hasta 500km de la línea del paralelo. Hablamos de llevar Marruecos a Madrid. Tenemos que prepararnos. Los agricultores y los habitantes de la ciudad compiten por el agua porque no llega para todos. La contradicción es que tenemos agua, pero debemos gestionarla bien. Es muy raro que a estas alturas todavía este país no cuente con leyes de abastecimiento. Que no haya una homogeneización de tarifas, etc. Cuando hablo de una ley de abastecimiento hablo de una ley que cubra el tema sanitario en el agua y cree estructuras de gestión.

Gema Castellano

Pulse las FOTOS para AMPLIARLAS




© Informativos.Net 1999-2005

Nota para Medios: Las Imágenes son originales y son propiedad de Informativos.Net. Están a baja calidad (640x480) pero disponemos de los originales a alta resolución (300 dpi) para su publicación en medios tradicionales.


Imprimir Enviar por Mail
Compártenos