Gastronomía-vinos

CONCEJO: cuando los sueños se cumplen

3/21/2019 

CONCEJO: cuando los sueños se cumplen
Los vinos de Concejo acumulan 27 premios internacionales. Son vinos con DO Cigales que surgen de los pagos que la familia Concejo tiene en Valoria la Buena, en plena ruta del Cigales. La tradición vinícola corre por las venas de esta familia que conserva los libros de vendimia de comienzos del siglo XX, la prensa artseana con la que los antecesores elaboraban un moscatel muy apreciado en la zona e, incluso, la bodega primitiva, de más de 300 años.




El proyecto actual surge en 1984 gracias a la visión de Antonio Concejo, padre del actual propietario, quien mientras los demás arrancaban viñas se dedicó a plantar tempranillo. Esas cepas dieron lugar, a finales del año 2000, al primer vino: Viña Concejo 1998, año en el que se funda "Concejo Bodegas". Después se sumaron los vinos jóvenes de la casa Carredueñas -bautizados con el nombre de la finca- y en 2015 salió al supermercado el primer vino ecológico: el Burro Loco.

Estamos ante vinos con personalidad, aportada por los toques minerales. Su tinto ha logrado la medallas de oro en Mundos Vini y Viña Concejo 2005 se ha clasificado entre los 3 mejores en el concurso “La nariz de Oro”. El rosado de Carredueñas se ha llevado 3 medallas de oro y 2 de plata en las ediciones de mundial de Cannes y de oro en Bruselas. También 'Burro Loco' ha conseguido premios al ser considerado el mejor rosado del mundo.

Del sueño de esta familia de viticultores surge también la posada 'Concejo Hospederia'. El edificio es un antiguo castillo fortaleza de la orden de Calatrava que a finales del XVII se transformó en palacio. Su rehabilitación, que ha respetado la estructura y los materiales de la época, ha conseguido recuperar elementos únicos como tejas, vigas o herrajes. Un trabajo que sólo ha sido posible echando mano de oficios abocados al olvido. El continente, toda una joya artistica, es ahora un hotel de 4 estrellas que alberga 14 habitaciones, 4 de las cuales son suites con jacuzzi.

El antiguo palacio llegó a manos de la familia en 1906 y, ya entonces, se realizaron obras de reestructuración y remodelación pero la restauración que se soñaba para convertirlo en hotel y restaurante arrancó 100 años después. Fue 'El Sueño Del General', nombre que se ha dado al restaurante rindiendo con ello homenaje al tío abuelo del actual propietario, economista, que abandonó su puesto de trabajo en Iberia y decidió volar por otros cielos. En los fogones se investiga sobre recetas tradicionales para presentar una carta con productos del entorno en base a dos menús uno tradicional, llamado 'Raíces' y el 'Maridado' más imaginativo y vinculado a los vinos Concejo.

Rodeados de piedra, madera, historia y leyenda, dormir en la Hospedería -premio al mejor alojamiento turistico en 2016- y comer en su restaurante es -además de disfrutar de la arquitectura, herrajes y carpintería inigualables- la mejor manera de sumarse a esta apuesta familiar que pese a ser joven ha llegado para quedarse.

Todos los espacios tienen conexión con los vinos. Todos los pasillos cuentan con cepas, corchos -también presentes en las habitaciones- botellas y referencias al vino. Los salones, que el visitante puede disfrutar a sus anchas, exponen objetos propiedad de la familia; entre ellos un ejemplar original con las normas de elaboración del vino en Valladolid en el siglo XVIII.

Araceli Viqueira
@AraceliViqueira



Imprimir Enviar por Mail
Compártenos