Joyas arquitectónicas en las 7 Calles de Bilbao

2/13/2019 

Joyas arquitectónicas en las 7 Calles de Bilbao

Que el Guggenheim se haya convertido en el icono más reconocible de Bilbao y, por ende, en el museo más conocido no implica que sea el único; aunque sí es el último… de momento. Lo que sí es, hay que reconocerlo, una joya en sí misma; de hecho, hay a quien le gusta más el continente que el contenido. Pero, gustos a parte, la realidad es que, en Bilbao, los museos exhiben ante los ojos del visitante un abanico de posibilidades que van desde los orígenes del hombre a la modernidad.






En el mismísimo Casco Viejo -también conocido popularmente como las '7 Calles', punto en el que nació la villa hace 800 años- encontramos las primeras posibilidades. El museo de “Los Pasos de Semana Santa” es, quizá, el más pequeño y desconocido para muchos bilbaínos. En la calle Iturribide, en su día preferida por los jóvenes por la cantidad de bares y surtida oferta de “pintxos”, se encuentra este museo ocupando lo que fue la antigua alhóndiga. Allí se guardan desde 'Pasos' o imágenes de Semana Santa a hábitos de los cofrades, imaginería barroca y contemporánea.

El Museo Arqueológico, situado junto a las escaleras de Mallona que llevan hasta el primer cementerio de Bilbao, exhibe restos arqueológicos que demuestran como entendían la vida y la muerte los primeros habitantes de este territorio. El decano de los museos de Bizkaia es el Museo Vasco, que ocupa el primer edificio construido en el siglo XVII por la Compañía de Jesús en Bilbao. En el centro del claustro de lo que fue la iglesia de los Santos Juanes se exhibe la joya de la corona: el ídolo de Mikeldi, una escultura de piedra arenisca datada en la segunda edad del hierro que se cree tuvo finalidad funeraria. Solo por esto y porque el museo tiene muestras de cerámica o ferrería vasca, por ejemplo, merece una vista.

El ídolo de Mikeldi en la Iglesia de los Santos Juanes

El Museo Diocesano de arte Sacro es otro de esos museos localizados en el entorno del Casco Viejo. El convento de la Encarnación, en la plaza del mismo nombre, atrapa las miradas con su portada renacentista. Es, curiosamente, otro de los grandes desconocidos para muchos bilbainos que ignoran que éste, uno de los edificios históricos más antiguo de Bilbao, guarda una excelente muestra de platería y docenas de esculturas y pinturas.

Convento de La Encarnación

El recorrido de uno a otro museo, sin abandonar ni un minuto las 7 Calles, nos facilita observar edificios emblemáticos que aún conserva la villa. De museo vivo puede calificarse la Biblioteca de Bidebarrieta, un edificio del barroco afrancesado al que las inundaciones de 1983 a punto estuvieron de dejar inservible y que, cuando se construyó, a finales del siglo XIX, fue la sede de la “Sociedad el Sitio”. Hoy es uno de los puntos culturales más improtantes de la ciudad y custodia más de 100.000 libros.

Biblioteca de Bidebarrieta 

Catedral de Santiago

El Palacio de John, o Edificio de la Bolsa, de autor desconocido y patio triangular, es otro de esos edificios-joya que ha reconvertido sus 3 plantas de silleria en edificio cultural y social. Son imperdibles tambien el Palacio Arana, el mas antiguo de Bilbao que ha sido testigo de toda la grandeza y de las mayores miserias de la ciudad; las escuelas Maestro García Ribero; la Estación de Atxuri que luce en su fachada escudos de Bizkaia, Gipuzkoa y Araba además de las cadenas del escudo de Navarra; los Jardines del Arenal con su circular kiosko de música obra de Pedro Ispizua, autor tambien de la Plaza de la Ribera, o la Plaza Nueva, que oculta bajo sus arcos numeros bares y restaurantes.

Jardines del Arenal

Poner fin a la lista sin mencionar la Fuente del Perro, una fuente de 3 caños que son en realidad leones; los soportales de la Ribera; el increiblemente bello Teatro Arriaga; el edificio del Ayuntamiento; la Catedral de Santiago; la parroquia de Los Santos Juanes; la Iglesia de San Nicolás; el puente y la Iglesia de San Antón; o la Iglesia de la Merced, cerrada en los años 80 para reconvertirla en sala de conciertos, sería cerrar los ojos a ese inmenso museo al aire libre que es el caso viejo bilbaino.

Teatro Arriaga

Iglesia de San Nicolás

Ayuntamiento de Bilbao

Que algo bueno pasa en Bilbao, es innegable. De ello se han dado cuenta numerosas cadenas hoteleras que anuncian una docena de nuevas aperturas en los próximos meses. Algunos establecimiento ocuparán, de hecho, edificios cargados de historia en las 7 calles.

Araceli Viqueira
@AraceliViqueira

 Fotos (c): Turismo de Bilbao



Imprimir Enviar por Mail
Compártenos