Reportajes

Destino Tanzania: lujo y lodges exclusivos y sostenibles

17/04/2012 

Destino Tanzania: lujo y lodges exclusivos y sostenibles

Después de un trayecto de ocho horas de vuelo llegué al aeropuerto internacional de Kilimanjaro, al norte de Tanzania, punto de partida de todos los safaris. Al descender del avión ya pude apreciar que estaba en Africa. La mezcla de olores, el calor, el caos, las colas interminables para tramitar el visado… Afortunadamente, la oficina de Tanzania DMC en Arusha puso a mi disposición  un exclusivo servicio para acelerar los trámites de visado e inmigración y en menos de 15minutos, estuve lista para empezar mi aventura en Tanzania.







Ampliar

A la salida diviso un cartel con mi nombre frente a una cara sonriente. Es Leonardo, mi guía. Se dirige a mi con un agradable y cortés: “Karibu, bienvenida a Tanzania”, e inmediatamente, me ofrece una toalla helada impregnada en aceite esencial de vainilla y una botella de agua. ¡Qué magnífico detalle!. Me recibe en un español impecable y durante el traslado que dura 30 minutos hasta el lodge, me cuenta su vida. Es masai y dejó su tribu siendo niño en pos de un sueño; pero esa es otra historia. Leonardo posee, además, un amplio conocimiento sobre la flora, la fauna, la tribus o los parques nacionales, entre otros aspectos de la cultura local, y me sorprende. Me cuenta que la empresa para la que trabaja lo ha formado en una universidad con el fin de convertirlo, junto al resto de trabajadores, en un auténtico especialista.

Así, entre confidencias, llegamos al primer alojamiento. El Lake Duluti Coffee Lodge es un fabuloso lodge situado en la periferia de Arusha, donde me recibe el personal al ritmo de “Jambo Bwana”, una canción de bienvenida habitual en el Este de Africa. Me refresco e inspecciono el lugar antes de ir a cenar. El lodge está muy cerca del lago que le da nombre y las 18 villas que lo componen están rodeadas de cafetales y de preciosos árboles autóctonos. Es emocionante, porque durante estos días, vamos a recorrer algunos de los más famosos Parques Nacionales y zonas de conservación del país.


Ampliar

El primer contacto con los parques nacionales se produce en el de Tarangire. Llegar a Tarangire es un corto y cómodo viaje por buena carretera de algo menos de dos horas desde la ciudad de Arusha, la llamada capital de los safaris del Norte de Tanzania. Lo que caracteriza a este parque es la gran abundancia de baobabs, el árbol africano por excelencia, el río Tarangire -que lo cruza de norte a sur- y las numerosas manadas de elefantes que allí pueden avistarse. En esta época, antes de las lluvias, pude contemplar a muchos de ellos con sus crías. Permanecen con sus madres durante varios años y, como curiosidad, me contaron que algunas de ellas usan la trompa como si fuera un chupete.


Ampliar

Proseguimos viaje hasta el Parque nacional del Lago Manyara, hábitat de una increíble variedad de aves y otros animales teniendo en cuenta sus pequeñas dimensiones. El paisaje de esta zona es totalmente diferente al resto de parques del norte de Tanzania. Se trata de una zona boscosa donde podremos contemplar, con un poco de suerte, a los leones trepadores y al sorprendente mono azul. El bosque da paso a las llanuras aluviales que conducen hasta el lago, a unos 30 minutos de la puerta del parque.

En las llanuras aluviales vemos búfalos, jirafas y ñus. También varias piscinas naturales con grandes concentraciones de hipopótamos. Intuímos a una gran manada de leopardos, aunque son tan esquivos que cuesta verlos. Tuve la gran suerte de contemplar un bello ejemplar dormido en la rama de un árbol. Una imagen que, estoy segura, nunca olvidaré. El parque nacional tiene una dimensión de unos 200 km2, la mayoría los ocupa la superficie alcalina del lago.

El Gran Valle del Rift es una inmensa ruptura de la superficie de la tierra que recorre unos 6.500 kilómetros desde el Mar Rojo hasta las orillas del río Zambeze. Es, como curiosidad, uno de los pocos accidentes geográficos de la Tierra que se pueden ver desde la Luna. Es aquí, en el Lago Manyara, donde los acantilados alcanzan sus mayores alturas: hasta 600 metros.


Ampliar

The Escarpment Luxury Lodge, nuestro segundo destino, se encuentra ubicado en lo alto de una pared del Valle del Rift, ofreciendo una magnífica vista del lago. Me imaginé cenando debajo de un baobab con el lago Manyara a mis pies y allí estaba coronada por el cielo africano. Hospedarse en el Escarpment es un verdadero placer.

Este lodge, de menos de un año de antigüedad, cuenta con 16 chalets de lujo con las mejores vistas de la zona. Cada chalet está totalmente integrado en la naturaleza. Son espacios decorados con colores tierra, acabados artesanales y suelos de maderas nobles. Las camas están vestidas con tejidos tradicionales, naturales y ecológicos; y en los baños nunca faltan las flores frescas. Desde la terraza se divisan los flamencos sobrevolando el lodge. La piscina parece perderse en el horizonte y el servicio, autóctono, transmite una gentileza que roza el refinamiento.


Ampliar

Seguimos dirección norte para adentrarnos en el Área de Conservación del Ngorongoro que, en la actualidad, se extiende hasta los vestigios arqueológicos que se han localizado dentro del parque -y que incluyen huellas y restos de homo habilis-; un espacio que ha sido catalogado como patrimonio mixto, natural y cultural de la humanidad.

El cráter del Ngorongoro es, según los expertos, la zona delimitada de menor extensión en la que es posible encontrar a los 'cinco magníficos': el leopardo, el león, el elefante, el búfalo y el rinoceronte. Descender al cráter es una experiencia inolvidable. A medida que nos acercamos a su zona más baja, va cobrando vida. Hay un número infinito de animales. Hipopótamos, elefantes, cebras, ñús, leones, búfalos, hienas, jabalíes, avestruces y aves de todos los colores y tamaños.


Ampliar

Llego al Exploreans Ngorongoro, a cinco minutos de la entrada del Area de Conservación, donde tengo la suerte de contemplar uno de los más extraordinarios atardeceres. Hace apenas tres meses de la apertura de este lodge rodeado de vegetación, en el que la hospitalidad se fusiona con la arquitectura tradicional de casas de troncos de madera y puntiagudos techos de paja, con un elegante mobiliario de estilo europeo y africano. Desde las terrazas de cada una de las villas puede verse el frondoso bosque, a menudo atravesado por elefantes. La piscina redonda y el Spa se agradecen después de un safari de día completo por el cráter y los alrededores.


Ampliar

Abandonamos Ngorongoro para dirigirnos al Parque Nacional de Serengeti, probablemente el más famoso por ofrecer uno de los espectáculos más grandes de la Naturaleza: las migraciones de los ñús. Serengeti es uno de los lugares más fascinantes del planeta para contemplar la vida salvaje en estado puro. Sus llanuras interminables, bosques de acacias y arbustos espinosos, ofrecen a los amantes de la fotografía los más bellos encuadres. Un lugar ideal para disfrutar del safari que todos hemos soñado.

Se preguntarán, quizás, cuándo y dónde comienza la migración. Les diré que no tiene principio ni fin. la vida de cada “ñu” en el Serengeti-Mara es una peregrinación constante, que sólo termina cuando el animal muere.


Ampliar

Durante la estación húmeda, el Serengeti es un lugar agradable y cómodo para vivir. La hierba abunda en las llanuras meridionales y en el Área de Conservación de Ngorongoro, donde los animales encuentran un refugio para pastar y dar a luz a sus terneros. Desde finales de enero hasta mediados de marzo, a lo largo de un periodo de seis semanas, 400.000 ñúes ven su primera luz. Muchos no tendrán ocasión de cumplir su destino de caminantes, ya que serán apresados por leones, hienas y chacales poco después de nacer. Los supervivientes disponen del tiempo justo para fortalecer sus patas, porque la marcha comienza en abril.

Para entonces, las lluvias han terminado en el sur del Serengeti y las planicies están secas. Los grandes rebaños se reúnen para afrontar la larga caminata hacia el norte y el oeste. Una marcha que será seguida muy de cerca por todos los depredadores y carroñeros. Atravesar el río Mara y su afluente, el Talek, es su mayor reto. Las riberas están infestadas de cocodrilos que esperan pacientemente su banquete anual. Esta operación es la más delicada de la migración y sumerge a los rebaños en un estado de gran ansiedad que sólo culmina cuando todos han cruzado.


Ampliar

En un entorno tan rico los campamentos móviles son una buena opción para disfrutar de una auténtica experiencia al estilo “Memorias de Africa”. El Olakira Tented Camp ofrece 8 tiendas con gran privacidad más los espacios comunes, zona de estar y comedor. Cada tienda cuenta con su cuarto de baño y el agua para la ducha se recibe a demanda, aunque siempre es caliente. Hay electricidad desde la puesta de sol hasta la salida.

Cuando cae la noche y hasta las 7 de la mañana, se necesita escolta para moverse por Olakira. Antes de la cena se enciende un fuego de campo y a su alrededor, se sirven bebidas que siempre acaban acompañando las historias de los huéspedes y del personal de servicio; un campamento sostenible que preserva el equilibrio del entorno.


Ampliar

De madrugada, cuando todo está en silencio, es cuando más impresiona la sabana con el sin fín de ruidos y rugidos de los animales. Es una experiencia única escuchar a los leones y a los elefantes tan cerca. A esta hora empiezan también los safaris matutinos, aquellos en los que se puede observar más animales en acción, en jeep o a pié. 

Una buena manera de finalizar un safari es haciendo una extensión a Zanzibar; la isla de las especias, el paraíso de la calma, de los aromas y de las mareas. Y lo hago. Con pena dejo el continente y cojo una avioneta en el aeródromo de Seronera, en Serengeti, con destino a Zanzíbar. Stone Town es desde el año 2.000 Patrimonio de la Humanidad al ser una de las ciudades más importantes de la cultura swahili. Impresionantes son las puertas de madera tallada que ofrecían información sobre la familia a la que pertenecía la casa.

Al sureste de la isla se encuentra The Residence Zanzibar, mi último destino y uno de los hoteles más lujosos de la isla. El Residence combina sin precedentes elegancia y refinamiento con un lujo contemporáneo. Integra las variadas influencias históricas de la isla, creando un ambiente único donde los huéspedes son mimados en una atmósfera sofisticada pero relajada. Las influencias swahili, omaní, británica e india asegurarán unas vacaciones perfectas.

Este lujoso resort -compuesto por sesenta y seis villas- es el único miembro del selecto grupo “The Leading Hotels of the World” en Tanzania. The Residence Zanzibar es el primer spa de hotel del mundo en ofrecer el método Ohashiatsu, por lo que ha dedicado un pabellón en exclusiva a este tratamiento holístico creado por el Sr. Wataru Ohashi. Una experiencia que nunca olvidaré...

Marina Coll

Agradecimientos: A Tanzania DMC por toda su atención y a su representante en España, Bitácora's Tourism Services, empresa líder en la representación de receptivos especializados en los viajes de alto nivel y hoteles de Gran Lujo.

Pulse las Fotos para Ampliarlas

ABRIL2012.- Destino Tanzania: Elefantes en Parque Nacional del Tarangire
ABRIL2012.- Destino Tanzania: Elefantes en Parque Nacional del Tarangire
ABRIL2012.- Destino Tanzania: Baño de uno de los chalets en The Escarpment
ABRIL2012.- Destino Tanzania: Divertido detalle de The Exploreans
ABRIL2012.- Destino Tanzania: Ñus en plena migración por el Serengeti
ABRIL2012.- Destino Tanzania: The Residence Zanzibar. Atardecer desde la piscina central
ABRIL2012.- Destino Tanzania: Vista exterior de una villa de The Residence con vistas al mar
ABRIL2012.- Destino Tanzania: interior de una de las habitaciones Villa The Residence
   


Imprimir Enviar por Mail
Compártenos